Páginas vistas en total

jueves, 12 de noviembre de 2015

Mientras ella.

Y mientras ella, con su eterna dulzura y un brillo en los ojos que parecía ser su alma escapando a la libertad luego de un encierro de tristeza, me contaba que inesperadamente, casi sin darse cuenta, el amor la había vuelto a tocar; a mí se me partía el corazón, una vez más.
            Fue entonces cuando finalmente comprendí, que el amor de mi vida nunca estaría a mi lado, que tendría que encontrar en otros horizontes, lo que ya sé que no voy a encontrar en ninguna otra mujer que no sea ella.
            También debería de aceptar el hecho, de que jamás conoceré el sabor de sus labios, aunque eso lo puedo solucionar robándole un beso.

Omar Criador.


No hay comentarios:

Publicar un comentario