Páginas vistas en total

viernes, 23 de octubre de 2015

Jugar la última ficha

Hoy decido que voy a jugar
Una ficha más,
Ya ha sido demasiado lo perdido
Y nada lo ganado.
Cada vez que jugué,
Volví con un pedacito menos de corazón.
En esta ultima ficha que voy a jugar
Va lo que queda de él.
Es por eso, que no voy a tirarla al azar
Es por eso, que la tengo agarrada en mi puño,
Pero quiero jugarla,
Quiero que seas vos mi última ficha
Quiero que vos cuides mi último pedacito de corazón,
Pero no voy a soltar mi ficha de mi puño
Porque las probabilidades a mi favor
De que ocupe un lugar en tus sueños
Están por debajo del cero.

Omar Criador

sábado, 17 de octubre de 2015

Versos malos 16


Si logro que, al menos por un segundo al día
Pienses en mi y eso te haga sonreír,
Yo, voy a estar junto a vos
Por el resto de nuestras vidas.

Si tu mirada de tramposa inocencia
Se coló en cada uno de mis pensamientos,
Como no voy a poder, con ternura y caricias,
Perforar la barrera, que le impiden
A mis labios, llegar a tus labios.
                                   Omar Criador

sábado, 10 de octubre de 2015

La chica de la camisa rosa.

Si yo estaba bien, ¿Por qué me tenía que enamorar?
Hasta habíamos llegado a un acuerdo con mi soledad, yo le daba vía libre alguna que otra noche, y ella me dejaba tener una vida tranquila, y ahora domina todo, incluso mi andar.

Si yo estaba bien, ¿Por qué me tenía que enamorar?
Pero la culpa es mía, yo ya sabía que su sonrisa me podía, desde el día que la conocí. También era consciente de que su dulzura me llevaría a un constante suicidio de felicidad, en el mismo momento que me hablo por primera vez.

Si yo estaba bien, ¿Por qué me tenía que enamorar?
La verdad, es que no puedo engañar a nadie, ya estaba perdido cuando vi desde lejos acercarse a una muchacha de cabello oscuro, vestida con zapatillas, jeans y una camisa rosa, que prácticamente podría asegurar estaba esculpida en su cuerpo por el mismísimo Belcebú, para que los mortales fuéramos incapaces de no pecar por su amor.


Omar Criador

jueves, 8 de octubre de 2015

Su sonrisa entre paréntesis.

Ella poseía la sonrisa más bonita que había conocido en mi vida, justo entre los paréntesis que se le formaban a los lados de sus labios cada vez que lo hacía, y ella tenía la mala costumbre de sonreír muy seguido, provocándome probablemente mis risas más felices.
En mínimas ocasiones dejaba ver alguna lagrima, salida desde un dolor inmenso, que con el tiempo supo guardar sabiamente, pero que los recuerdos, cada tanto, le traían para que no olvidara los aprendizajes de la vida, provocados por perdidas y por personas totalmente inmerecidas de esas lagrimas, que yo veía caer milímetro a milímetro, mientras mi mente, mi corazón y mi alma en increíble sincronía buscaban cambiarlas por una sonrisa, esa que se formaba entre los paréntesis a cada lado de sus labios.
Ya sé que voy a pecar de poco original, pero no existe nada en el mundo que describa mejor su cabello como la letra de esa canción que suelo escuchar, cuando dice, “Tu pelo es el más negro de los pecados”, y con eso ya no tengo, no puedo y no debo agregar más nada.

Mis brazos nunca fueron obsesivos de los abrazos, pero a ella le debo el más lindo abrazo que di en mi vida, como lo fue aquel que nos dimos cuando nos reencontramos después de algunos años de no habernos visto, por esas cosas de la vida que hacen que uno sin darse cuenta se aleje de seres queridos, hasta ya ni siquiera saber cómo localizarlos, pero por quienes guardamos un recuerdo hermoso en nuestro corazón.
Es tan fácil enamorarse de ella, una mujer tan dulce, siempre de buen humor, por demás solidaria con quienes la rodean, alguien a quien podes acudir, sin dudarlo, en busca de dos oídos que te escuchen y, además, nunca le faltara una palabra de aliento para restarle presos a la tristeza.
Yo he sido testigo de ver como se rompían corazones que jamás podrían tenerla, con tan solo que ella sonriera, si esa sonrisa que les conté, la que se le forma entre los paréntesis a cada lado de sus labios. También me ha tocado ser testigo de lo otro, de cómo aquellos que si llegaron a su corazón, ninguno supo cuidar a una persona tan maravillosa, y sin embargo, ella sigue sonriendo; ¿les conté que ella tiene la sonrisa más bonita del mundo?
Y sí, tengo que reconocerlo, siempre después de verla, al menos por un rato, no podía dejar de pensar en ella, hasta que un día, simplemente ya no pude dejar de pensarla nunca más; y fue ahí, en ese preciso instante, que decidí que no iba a permitirme perder una de mis amistades más hermosas, por culpa de un estúpido sentimiento.


Omar Criador